Érase una vez...

Érase una vez... una chica con tesón.
Una chica a la que admiro porque tiene fuerza de voluntad.
Una chica que poco a poco, y sin destacar sobre nadie, ha ido dando puntadas y más puntadas, para realizar una preciosa colcha que hoy luce orgullosa.
Esa chica es mi hermana, novata en esto del patchwork. Empezó en septiembre y hoy, por fin, ha puesto punto y final a su colcha.
Te felicito, ¡¡¡una colcha preciosa!!!

9 que dan puntadas con hilo ;-):